12 de ene. de 2009

Palabras De Una Nieta A Su Abuelo...


Al saber que el momento de tu partida se acerca todo me da igual, siento una impotencia tan grande. Se que haga lo que haga igual te marcharas. Eso ya lo sabia, pues ese destino es la ley de la vida... Solo que nadie se prepara para cuando llegue ese día.

Te veo postrado en tu cama y siento como se agotan tus palpitaciones, me siento tan vulnerable, pues se acerca el día final que todos tenemos, pero nunca creí que iba a llegar... Siempre vi y sentí pena por otros al verlos por este doloroso momento pasar, pero duele aun mas, porque no solo te vas tu, contigo se va una gran parte de mi y para ser honesta jamas me había tocado estar en estos zapatos de ver como alguien tan cercano se va para siempre y no poder detenerlo.
Nunca imagine que esto seria mortal, siento en dolor tan grande aquí en mi pecho y en partes de mi, que ni siquiera sabia que existían, pero lo peor de todo es que para esta clase de dolor no existe ninguna medicina que pueda sanarme o por lo menos ayudarme a pasar esta agonía. Ya no quiero dormir mucho menos despertar, ya que cada día que pasa se que se acerca el final. No puedo comer ni pensar quisiera el tiempo parar para retrasar el momento en que me toque tu ausencia... Llorar... Detener el tiempo en tu mirar.

Esto es una angustia tan grande me duele hasta respirar, me siento en la galería y veo por horas tu esquina, pero tu silla esta vacía. No se si algún día te he dicho que te quiero, pero te lo debes imaginar, ya no paso mucho tiempo contigo porque no quiero que me veas llorar, pero sabes que siempre te quise, te quiero y te querré y siempre te respete, porque como pieza maestra tu fuiste llenando todos los espacios vacíos de mi vida cada vez que faltaba un miembro de la familia.

Recuerdo como me llevabas a la escuela cuando era solo una niña y como toda una niña engreída y caprichosa, mis caprichos complacias. Todos tenían celos de mi, yo era, soy tu nieta preferida. Luego con el pasar del tiempo fui creciendo y como tu decías "Ya no eres la misma"... Lo que paso Papá es que, a veces no te entendía y tu temperamento terco me alejaba mas de ti cada día.

Se que no puedo hacer nada para evitar tu partida todos tenemos el mismo fin. De mas esta decirte que nunca te olvidare, solo te pido Abuelo querido, que donde quiera que vayas y estés tampoco te olvides de mi. Guardare un lugar junto a ti para cuando me toque partir.

Tu partida me deja esta cruel y fría enseñanza:

"cada nuevo día es el primero y cada día que pasa es uno menos de lo que nos queda de vida"

No te digo adiós, sino hasta luego porque pronto estaremos juntos allá en el cielo.



En Memoria A: Sr. Mario Santos.
Sr. Claudio Rodríguez.

By: A. R. and D. T.
© Daysi T/Mimi's Book